Sobre nosotros (Spanisch)

Anulación de las sanciones del ‚Hartz IV’

La Agenda 2010 y la pobreza políti­ca­mente deseada resul­tante de las leyes Hartz IV (reformas del mercado de trabajo) y la corre­spon­diente pérdida de derechos sociales nos concierne a todos de manera directa o indirecta.

Deman­damos la abolición tanto de las sanciones prescritas por los artículos 31 y 32 del Código Social II (en alemán, SGB II) como de la obliga­to­riedad de aceptar un trabajo indicado por las autori­dades laborales.

La Agenda 2010, y muy especial­mente las leyes Hartz IV, no afectan única­mente a alrededor de diez millones de personas direc­ta­mente, sino que por medio de la presión que ejercen sobre las relaciones laborales y los salarios, estas reformas también trans­miten su fuerza destructiva al resto de la sociedad.

Los desem­pleados se ven obligados a aceptar trabajos precarios u ocupa­ciones sin ningún sentido o en caso contrario ver dismi­nuidos sus ingresos. Estos ingresos insufi­ci­entes han desatado una espiral hacia la baja del resto de los salarios. Empleos inseguros, tempo­rales y muy mal pagados han venido reempla­zando empleos bien remun­e­rados que resultan de una relación adecuada entre los patronos y los trabajadores.

El creci­miento del sector de bajos salarios y la creciente pobreza, ambos políti­ca­mente deseados, están siendo exportados al resto de Europa. Alemania está forzando a países como Grecia, Portugal y España a reducir los salarios. También a otros países se les recomienda la adopción de reformas similares a las contenidas en Hartz IV. Estas reformas se han convertido en un modelo de exportación para toda Europa.

Queremos la abolición de las humil­lantes leyes Hartz IV (Ley de Servicios “Modernos” en el Mercado de Trabajo). Deman­damos el derecho a un ingreso básico sin condiciones.