Sobre nosotros (Spanisch)

Anulación de las sanciones del ‘Hartz IV

La Agen­da 2010 y la pobreza políti­ca­mente desea­da resul­tante de las leyes Hartz IV (refor­mas del mer­ca­do de tra­ba­jo) y la cor­re­spon­di­ente pér­di­da de dere­chos sociales nos concierne a todos de man­era direc­ta o indi­rec­ta.

Deman­damos la abol­i­ción tan­to de las san­ciones pre­scritas por los artícu­los 31 y 32 del Códi­go Social II (en alemán, SGB II) como de la oblig­a­to­riedad de acep­tar un tra­ba­jo indi­ca­do por las autori­dades lab­o­rales.

La Agen­da 2010, y muy espe­cial­mente las leyes Hartz IV, no afectan úni­ca­mente a alrede­dor de diez mil­lones de per­sonas direc­ta­mente, sino que por medio de la pre­sión que ejercen sobre las rela­ciones lab­o­rales y los salarios, estas refor­mas tam­bién trans­miten su fuerza destruc­ti­va al resto de la sociedad.

Los desem­plea­d­os se ven oblig­a­dos a acep­tar tra­ba­jos pre­car­ios u ocu­pa­ciones sin ningún sen­ti­do o en caso con­trario ver dis­minui­dos sus ingre­sos. Estos ingre­sos insu­fi­cientes han desa­ta­do una espi­ral hacia la baja del resto de los salarios. Empleos inse­guros, tem­po­rales y muy mal paga­dos han venido reem­plazan­do empleos bien remu­ner­a­dos que resul­tan de una relación ade­cua­da entre los patronos y los tra­ba­jadores.

El crec­imien­to del sec­tor de bajos salarios y la cre­ciente pobreza, ambos políti­ca­mente desea­d­os, están sien­do expor­ta­dos al resto de Europa. Ale­ma­nia está forzan­do a país­es como Gre­cia, Por­tu­gal y España a reducir los salarios. Tam­bién a otros país­es se les recomien­da la adop­ción de refor­mas sim­i­lares a las con­tenidas en Hartz IV. Estas refor­mas se han con­ver­tido en un mod­e­lo de exportación para toda Europa.

Quer­e­mos la abol­i­ción de las humil­lantes leyes Hartz IV (Ley de Ser­vi­cios “Mod­er­nos” en el Mer­ca­do de Tra­ba­jo). Deman­damos el dere­cho a un ingre­so bási­co sin condi­ciones.